logo
add image
Blog single photo

El Mundo

13 Abr 2018 - 10:05 PM

-Redacción Internacional

 

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ordenó la noche del viernes un ataque contra blancos sirios, en una acción coordinada con Francia y Reino Unido.

Tomó la decisión luego del supuesto ataque con armas químicas por parte del gobierno de Bashar al-Ásad contra fuerzas rebeldes en Duma, hace una semana.

Durante el discurso, en el que anunció la acción militar coordinada, el mandatario estadounidense informó que el objetivo de la ofensiva militar es “establecer una firme contención a la capacidad siria de producir, diseminar y utilizar armas químicas”.

“Ordené a las Fuerzas Armadas de Estados Unidos que lanzaran ataques de precisión contra objetivos relacionados con las capacidades de armas químicas del dictador sirio Bashar al-Ásad”, declaró Trump, “una operación combinada con las fuerzas de Francia y el Reino Unido está en camino”, añadió el mandatario.

Las amenazas de un ataque militar estadounidense crecieron durante toda la semana luego de que Trump emprendiera una ofensiva desde su cuenta de Twitter contra el dictador sirio. “Al- Ásad utilizó armas químicas para masacrar a civiles inocentes cerca de la capital, un acto despreciable y maligno”.

En contexto: Estados Unidos, Reino Unido y Francia bombardearon Siria

El ataque coronó una tensa semana marcada por diálogos diplomáticos en la ONU, donde el secretario general, Antonio Guterres, llamó a todas las partes involucradas a actuar con responsabilidad para evitar que se agravara el conflicto que de por sí ya era catastrófico.

Sin embargo, la escalada militar no se pudo contener y dentro de la misma ONU el ambiente se iba acalorando. La embajadora británica, Karen Pierce, apuntó que no se iba a “sacrificar el orden internacional que se ha construido colectivamente por el deseo ruso de proteger a su aliado a cualquier precio”, mientras que el representante de Francia, François Delattre, subrayó que no se podría permitir que “un país desafíe al Consejo de Seguridad y al derecho internacional”.

Por el lado sirio, el embajador de ese país en la ONU, Bashar Jaafari, reveló que su país no tendría “otra opción” que defenderse de una agresión militar. “Esto no es una amenaza. Esto es una promesa”, advirtió el diplomático.

Mientras que, de parte de Rusia, el embajador del gobierno de Vladimir Putin, Vasili Nebenzia, acusó a los países occidentales de estar movidos por el deseo excluyente de acabar con el gobierno de Bashar al Asad.

Trump afirmó en su alocución que lo ocurrido en Duma era “una escalada significativa con un patrón del uso de armas químicas por ese régimen tan terrible. El malvado y despreciable ataque dejó a madres, padres y niños destrozados por el dolor y jadeando por aire”, puntualizó.

Otros líderes europeos, como el presidente francés Emmanuel Macron, apoyaron una operación militar en Siria para detener el régimen de Al-asad.

En contexto: Francia y Reino Unido hablan sobre su papel en ataque a Siria

Ante las intimidaciones, el gobierno ruso, aliado del régimen de Al-Asad, respondió fuertemente y advirtió que una operación militar en suelo sirio sería una acción “irreflexiva y peligrosa” y podría repercutir en “consecuencias imprevisibles” sobre este territorio.

Por otro lado, la primera ministra de Reino Unido, Theresa May, señaló que no había “alternativa practicable” al uso de fuerza en Siria y añadió que había autorizado este ataque para degradar las capacidades de armas químicas del régimen e impedir su uso”.

La líder conservadora fue firme al indicar que agotaron "todos los canales diplomáticos posibles" antes de acordar con Estados Unidos y Francia una acción coordinada.

Las explosiones del viernes se registaron cerca a Damasco sobre la madrugada en centros de investigación científica, varias bases militares, sedes de la Guardia Republicana y la Cuarta División en la capital y sus alrededores. Los objetivos en Siria fueron seleccionados para evitar impactar a fuerzas rusas y así escalar el conflicto. Fueron "específicamente identificados los objetivos para mitigar el riesgo de que fuerzas rusas sean involucradas", dijo Dunford durante una conferencia de prensa en el Pentágono.

Esta es la segunda vez que el gobierno de Trump ataca Siria para castigar el gobierno de al Asad como castigo al uso de armas químicas. En abril de 2017, el gobierno estadounidense desplegó una ofensiva a la base aérea de Al Shayrat con 59 misiles por la que murieron seis personas.

Finalmente, Trump advirtió que Rusia e Irán son “responsables por apoyar, equipar financiar al régimen criminal de Siria.

El mundo permanece en vilo ante la respuesta del gobierno ruso, quien desde un principio amenazó con responder militarmente si se llegaba a realizar un ataque.

 

https://www.elespectador.com/noticias/el-mundo/trump-puso-la-guerra-en-marcha-en-siria-articulo-749979